Educación y Ambición, elementos que agregan valor

+Educación y Ambición, elementos que agregan valor

Es satisfactorio encontrarse con artículos en donde ya se vincula a Colombia con la comunidad mundial de startups. Navegando en la Web, sin ninguna pretensión, me encontré con un mini resumen del “World Startup Report: 16 countries and counting”; aquí @Bowei destaca como a través de la inversión del 40% del presupuesto nacional colombiano en educación se logran cambiar las cosas y se da poder a la gente.

Curiosamente, los más exitosos EIE (ecosistemas de Emprendimiento e Innovación) se caracterizan por el excelente nivel educativo que tienen sus habitantes (Caso Silicon Valley) . Es por todos conocido que la educación se logra con información que transformada se vuelve conocimiento; a mi parecer es el punto de partida para desencadenar pensamientos y comportamientos de alto nivel en las personas.

Puedo afirmarlo porque durante los últimos 12 años de mi vida he comprendido como algunos personajes del mundo empresarial local, con un alto nivel educativo, lograron con sus empresas un crecimiento extraordinario apoyándose en una mentalidad “ambiciosa” y adaptándose a una cultura donde lo que importa es lo que sabes y lo que eres capaz de hacer. Es posible nombrarlos pero es mas interesante destacar lo importante que resulta para un EIE encontrar personajes con mentalidad transformadora, impregnados con la cultura del cambio y las ganas de hacer cosas grandes.

Gracias a estos héroes locales, ciudades como Barranquilla saben que la innovación se puede encontrar en la moda, la música, los globos, el software, el vidrio y otros más que si continuo se acaban las palabras y no termino el articulo.

¿Son entonces la mentalidad y la cultura los eslabones perdidos para que un EIE sea exitoso?

Pues claro que sí…

La mentalidad y la cultura basadas en una educación global, asertiva y sobre todo con la libertad para criticar, explorar, proponer, crear y desarrollar representan las notas que hacen que la melodía tenga alto impacto.

En el país estamos en un periodo de transformación de la mente y la cultura de los colombianos; recapitulando el artículo de @Bowei y contrastándolo con la experiencia de Silicon Valley, puedo decir que vamos por el camino correcto; seguramente en pocos años será posible contar historias que evidencien todo el trabajo sobre mentalidad y cultura que fue necesario realizar para que aparecieran mas “héroes locales”, empresarios extraordinarios que fueron capaces de pensar en grande.

Se trata entonces de renunciar al conformismo, de aceptar el éxito extraordinario como algo legitimo, de olvidar que el fracaso no puede capitalizarse, de tomar riesgos; se trata de pensar diferente, empezar a romper lo que no esta roto; probablemente se trata de “la ambición”, aquella que promueve la acción y el desarrollo de proyectos, aquella que invita a abandonar la mediocridad y a pensar que obtener grandes éxitos y recursos es un tema legal.

Pero, ¿quién tiene la responsabilidad de cambiar la mentalidad y la cultura de los colombianos? Será el gobierno y sus instituciones, o más bien es una tarea de las universidades y colegios, también se podría pensar que es una labor de los padres con sus hijos. Todas las anteriores son respuestas validas y por lo tanto es considerable el aporte que cada colombiano puede hacer desde su rol en la sociedad. Con la participación activa de muchos será posible integrar esos elementos de valor que y romper paradigmas anclados en el comportamiento de los Colombianos.

Por ejemplo Yo estoy comprometido desde hace 13 años con el emprendimiento, renuncié a la mentalidad de ser empleado y al terminar el pregrado decidí montar mi propia empresa, después de 3 años fracasé pero capitalicé este fracaso acompañando a otros emprendedores a hacer realidad sus deseos de hacer empresa; y estoy feliz por haber influido en la mentalidad de muchos que escucharon mi voz.

Como el demonio del emprendimiento siempre ha permanecido, decidí crear una nueva empresa – Punto Estratégico SAS – una agencia de innovación con la que llevo 8 años acompañando a empresarios y emprendedores a transformar ideas en innovación.

Solo queda reafirmar mi opinión: la Educación y la “Ambición” correctamente mezcladas son la receta perfecta para lograr crecimiento extraordinario.

Por: Ronil Berdugo // Punto Estratégico SAS // @puntestrategico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *